×

¿Qué es una no Conformidad?


 

“Evitar la no conformidad significa evitar perjuicios o retrabajos en la operación de las empresas”

¿Qué es una no conformidad?

Cuando una empresa no está en conformidad, significa que alguno de sus procesos se está ejecutando de manera equivocada, trayendo resultados insatisfactorios, es decir, productos y servicios no conformes. Sin embargo, aunque cualquier defecto sea una no conformidad, no todas las no conformidades son necesariamente un defecto. Mejor dicho: El defecto está relacionado a un problema de utilidad o funcionalidad de determinado proceso dentro de la gestión de calidad.

Además de no cumplir el requisito, cuando existe el defecto, el proceso se hace muy improductivo. Por ejemplo, cuando una determinada línea de producción de botellas de vidrio es capaz de entregar diez por minuto, pero debido a un defecto en el proceso, tres de esas botellas siempre se quiebran al fabricarla.

Por otro lado, la no conformidad no está necesariamente relacionada a un problema en el proceso, puede ser que todo esté funcionando perfectamente, pero algún requisito específico no se está cumpliendo y el producto simplemente no está a la altura del estándar de calidad exigido.

Identificar una no conformidades de forma errónea

Muchas empresas identifican no conformidades de forma errónea y toman medidas ineficaces, haciendo que el problema persista o vuelva a ocurrir. El tratamiento incorrecto o el no tratamiento de una no conformidad pueden impactar directamente al cumplimiento de requisitos de los clientes y leyes, resultando en pérdidas financieras y mucho más.

La mejor forma de evitar ese tipo de problemas es procurar la mejora continua y para eso es necesario rever todos los procesos constantemente y no tener miedo de corregir los errores o de realizar modificaciones. Debemos recordar que los procesos de una compañía están en constante transformación y todo puede ser hecho de forma más ágil o más fácilmente, principalmente en los días de hoy, en que la tecnología evoluciona rápidamente y es una gran aliada en los procesos empresariales.

La mejora continua

La mejora continua es un objetivo bastante exigido en la norma ISO 9001, la cual tiene como base el perfeccionamiento del sistema de una empresa a través de la estandarización del sistema de gestión.

Cuando la empresa conquista el sello ISO 9001, sus procesos se ciñen a sus requisitos, impidiendo que cualquier producto o servicio se desarrolle fuera del estándar de calidad y pueda ir más allá de las expectativas de los clientes. ¡Con la ISO 9001, las diez botellas del ejemplo anterior se producirían perfectamente!

La subestimación de una no conformidad puede traer consecuencias muy graves, que pueden conllevar a penalidades pesadas y a multas voluptuosas. Y cuando se trata de no conformidades en el ámbito ambiental, pueden conllevar a graves accidentes.

Aunque sea imposible librar a una empresa de los errores, la función del gestor es reducir al mínimo los riesgos en potencial. Cuando se identifican desvíos o no conformidades, se deben tomar medidas pertinentes para corregir los problemas cuanto antes y evitar que vuelvan a ocurrir.

Solamente de ese modo se puede garantizar la mejora continua de los procesos, productos o servicios y, principalmente, evitar que la empresa tenga mala reputación en el mercado. 


Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *