×

Compliance, camino sustentable rumo al éxito


 

Al oír la palabra compliance, se piensa inicialmente que es un término acuñado por tendencias corporativistas en pro de una estrategia comercial, en la búsqueda por un impulso comercial y de alcanzar mayor prestigio, o se toma como si fuese un producto que la empresa debe adquirir, tal como si fuese un programa para impulsar la calidad interna.

Pero, en realidad se trata de algo mucho más complejo y profundo y que no abarca solamente el ámbito empresarial sino el personal.

¿Qué es el Compliance?

La palabra Compliance tiene origen en la lengua inglesa, y su principal significado es cumplimiento. Eso nos lleva a pensar el alcance semántico al cual nos referimos al decir cumplimiento, y nos damos cuenta que conlleva a una significación figurativa que tiene que ver con una actitud personal que encuentra sustento en valores como la ética, la moral, la consciencia, la capacidad y el buen proceder; pues de diversas formas el incumplimiento se relaciona con una falla, falta de capacidad, falta de compromiso o deficiencia de alguna forma. Es decir, se refiere a virtuosidad y de allí su carácter positivo.

Se trata de una actitud que debe asumirse en todos los aspectos y que conduce y propicia el beneficio común en cualquier ámbito en el cual se implemente. En ese sentido, se convierte en una virtud que se encaja muy bien a la realidad socio-económica actual, en el que el trabajo en pro de la sustentabilidad y de la preservación medioambiental es imprescindible.

Por esos motivos, el compliance encuentra cabida en el ámbito empresarial, pues el funcionamiento de una compañía depende del desempeño del personal que la compone, y además, una empresa representa una institución que trabaja en pro del bienestar social y económico de una nación.

La aplicabilidad del compliance

En cuanto a la aplicabilidad del compliance, tal cual lo propone la Organización Internacional de Normalización (ISO) en la norma 19600, comprende una implantación sistémica de ajuste de conducta, estandarización de procedimientos que describe el objetivo que las empresas aspiran a alcanzar en sus esfuerzos, asegurándose de que conocen y toman medidas para cumplir las leyes, políticas y reglamentos pertinentes.

El objetivo de esas normas, además de elevar el nivel productivo y financiero empresarial, mediante el uso de conjuntos consolidados y armonizados de controles de cumplimiento, es crear mejores formas de producir, asumiendo un compromiso socio-ambiental adecuado a la época en que vivimos, y a la vez se convierten en una herramienta imprescindible en términos de transparencia operativa, proyección empresarial y sustentabilidad en todos los ámbitos.

Es evidente, que ese enfoque supone garantizar que todos los requisitos de gobernanza necesarios puedan cumplirse, empleando de manera más eficiente el tiempo productivo de las empresas, manteniendo un personal capacitado mediante constantes entrenamientos, que les permitan readecuarse a los cambios de procedimientos e impidiendo la nociva duplicación de esfuerzos, actividades y recursos que conllevan una estabilidad empresarial.

Implantación de compliance en los procedimientos

Es importante considerar que al referirnos a una implantación de compliance en los procedimientos de un emprendimiento, se debe tomar en cuenta que hay que tener control sobre cada acción individual o en conjunto que se realizan internamente para poder combatir, mitigar y eliminar las no conformidades y desvíos.

Por eso, el compliance se propone como un sistema y no como un programa, pues su alcance debe abarcar todos los sectores y áreas de una empresa y no restringirse a un producto o a un servicio, teniendo en cuenta que empresarialmente, supone estar de acuerdo en cumplir y hacer cumplir normas, controles internos y externos, políticas y directrices establecidos o asumidos voluntariamente o impuestos por la empresa o por organismos de regulación, dentro de todos los estándares exigidos en su sector de actuación, de forma íntegra y coherente con los propósitos de cada empresa, sus valores y sus principios.

Todos esos parámetros son lo que conforman la base de un sistema de gestión que debe identificar los riesgos de cada actividad, evaluarlos y elaborar planes de acción que logren establecer controles sobre su funcionamiento.

 Tomando en cuenta lo que se ha expuesto, queda claro que la forma más efectiva e inteligente de hacer que el compliance forme parte de las operaciones de la empresa, es adherirse a la norma ISO 19600, por su estructura y precisión, y porque le agrega valor a la empresa al incluirla en el grupo de los que tienen calidad y transparencia operativa en el mercado.

Norma de Compliance – ISO 19600

Esta norma propone las directrices para establecer, desarrollar, ejecutar, evaluar, mantener, mejorar y hacer eficaz un sistema de gestión de compliance dentro de una empresa, sofisticando la gobernanza a través de la proporcionalidad, transparencia y sustentabilidad, incrementando su capacidad al poder vincularse a otros sistemas de gestión implementados, mediante la aplicación de otras normas como la ISO 9001 de gestión de calidad.

La ISO 19600 no se enfoca solamente en el área de riesgos, sino que asegura una gestión jurídica multilateral que comprende el cumplimiento de contratos civiles y comerciales, de normas administrativas y de las leyes ambientales, estableciendo un ambiente de control en que todo el personal de la empresa debe saber qué hacer, por qué y cómo hacerlo de acuerdo a los límites y responsabilidades de sus competencias técnicas.

En esa línea de pensamiento, el soporte de la alta administración es fundamental y le corresponde hacer el análisis crítico de los riesgos en cada proceso e implementar mecanismos para gerenciarlos y mitigarlos. Además de definir un código de conducta, las políticas, los procedimientos y designar a los que deben liderar y monitorear el desempeño del sistema.

Para que esos propósitos se puedan alcanzar, es necesario que haya entrenamientos constantes que correspondan a las exigencias que hacen los clientes, proveedores y terceros para lograr un estado de cumplimiento de compromisos y requisitos según se propone en la propia norma.

La gestión de compliance

Por lo tanto, la gestión de compliance abarca los otros sistemas implantados, ya que se trata de la conformidad del cumplimiento, lo que debe existir en todas las áreas y actividades de una empresa. Y es justamente ese estado de funcionamiento transparente y adecuado, legal y sustentable al que conlleva no solamente la implementación de los estándares de la ISO 19600 sino la obtención de su sello de certificación, lo cual demuestra que la ejecución de los procesos empresariales se realizan según a los más altos niveles de producción exigidos internacionalmente.

Por ende, le rinde a una empresa el prestigio y confiabilidad necesarios para conquistar nuevos mercados nacional e internacionalmente, y eso se traduce en la rentabilidad de sus productos y servicios, en una mejora continua de sus procedimientos y en idoneidad a la hora de hacer asociaciones, alianzas, transacciones y adquisiciones; además de propinarle sustentabilidad y un alto nivel de ética empresarial y ambiental.

Se trata de un sello que se convierte en una marca de distinción ante los clientes, proveedores, partes interesadas y de competitividad ante el mercado, contribuyendo para el crecimiento económico de una nación.

Debido a que muchas empresas no logran implantar un sistema de gestión de compliance por si solas, sea por falta de preparación o capacidad, hay empresas especializadas en consultoría y asesoría en el mercado que son de gran ayuda cuando se desea catapultar la rentabilidad de las operaciones empresariales. Esa tercerización resulta ser una estrategia efectiva y que goza de gran objetividad y precisión, por el hecho de no estar directamente involucrada con los procesos, aunque la empresa encargada debe conocerlos con profundidad.

Es a la hora de implantar sistemas de gestión de compliance

Es a la hora de implantar sistemas de gestión de compliance, que es imprescindible asociarse a empresas como Verde Ghaia, que cuenta con consultores especializados que trabajan con lo más moderno que hay en sistemas de gestión.

Además, se trata de una empresa idónea para formar parte de un camino de crecimiento, pues es una compañía que siempre ha sido pionera en todas sus iniciativas y eso siempre se ve reflejado en la alta calidad en el desarrollo de sus softwares y en la creación de productos y servicios innovadores.

La idoneidad de Verde Ghaia la sustenta la forma transparente y ética con la que opera, afianzada a la premisa de nunca dejar de evolucionar, manteniéndose en sintonía con la innovación que exigen las necesidades del mercado y con el avance de la tecnología. Y es con el propósito de corresponder a ese compromiso, que ofrece herramientas más ágiles y didácticas que garantizan la eficacia de los sistemas de gestión, aplicando sus propias metodologías que se rigen por los estándares internacionales de la certificación ISO y dinamizan el monitoreo y la gerencia de requisitos legales.

Además, cuenta con una base de 3200 clientes y más de 36000 usuarios de sus softwares en Brasil, América Latina y África. Ha sido referencia durante sus 20 años de existencia y logró ofrecerle al mercado brasileño el primer software online de monitoreo de requisitos legales, por ser una especialista en asesoría y monitoreo de conformidad legal en las áreas de medio ambiente, salud y seguridad laboral, responsabilidad social, calidad, seguridad alimentaria, sustentabilidad, energía, cadenas logísticas y cambios climáticos.

Por eso, tengan siempre presente que solamente Verde Ghaia puede ofrecer la solución más completa cuando se trata de implantación de sistemas de gestión de compliance.

¡No pierda más tiempo y dinero! ¡Consúltenos y conozca más sobre los productos de Verde Ghaia!

Ivan Sanchez – Traductor y Profesor


Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *