×

Inteligencia Artificial: Confianza en los datos


 

La inteligencia artificial (IA) es una parte de la ciencia de la computación que tiene como foco elaborar dispositivos capaces de simular el razonamiento humano, particularmente la capacidad de aprendizaje.

IA: mecanismos que facilitan las tareas operacionales

Cuando se utiliza IA adecuadamente, puede ser muy benéfica, creando mecanismos para facilitar nuestras tareas, en especial en el ambiente de trabajo. La principal ventaja que ofrece es la capacidad de procesamiento de una gran cantidad de informaciones en poquísimo tiempo, que sería imposible para un ser humano. Un simple sistema “anti-phishing” (que hace barredura de páginas fraudulentas de la internet, que roban los datos de los usuarios), puede rastrear millones de páginas por día.

En Brasil, el gobierno ha avanzado en la regulación del uso de la IA y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, Información y Comunicaciones hizo una consulta pública para definir la llamada Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial cuyo objetivo es debatir formas de potencializar los beneficios de la tecnología y mitigar sus impactos negativos.

Esa medida fue tomada después de que en Brasil se acataran, junto a 41 países, las recomendaciones de la OCDE [FL1] (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), el cual anunció una serie de principios para el desarrollo de la IA.

El más importante de esos principios es que “la inteligencia artificial debe beneficiar a las personas y al planeta para el crecimiento inclusivo, desarrollo sustentable y bienestar”. Además, el documento también reitera que la tecnología respete las leyes, derechos humanos y valores democráticos.

La Inteligencia Artificial en el Sistema de Gestión

La inteligencia artificial suscita una serie de desconfianzas, principalmente al respecto de la seguridad de los datos y confiabilidad de las informaciones contenidas en las máquinas, puesto que ellas no son capaces de hacer las mismas distinciones sensibles que un ser humano. ​

Pero, por otro lado, ​cuando se aplica a los sistemas de gestión, puede ser de gran valía, puesto que, con softwares de procesamiento de requisitos legales se puede seguir una buena cantidad de leyes y estar al día con las obligaciones legales, simplificando la gerencia de esos compromisos, no solo por la cantidad de información sino por la necesidad de interpretar los datos.

Esa facilidad está al alcance de la mano con un software como SOGI de Verde Ghaia, que registra millares de informaciones y las interrelaciona con los datos suministrados por cada empresa, señalando lo que es pertinente a cada negocio.

¿Por qué algunas empresas consideran la IA un problema para el sistema de gestión?

En la gestión de personal, aunque la IA es muy útil, aún no sustituye la sensibilidad humana.

Un ejemplo claro es cuando se necesita contratar a alguien para el sector de mantenimiento en el que se puede recurrir a un software para hacer la clasificación de currículos y organizar el registro de los candidatos y hasta seleccionar a los mejores con base en las informaciones técnicas, pero la máquina difícilmente va a lograr captar las sutilezas que una persona captaría en una entrevista cara a cara. En ese punto, todavía es incapaz de sustituir la inteligencia humana.

¿Por qué la IA mejora la seguridad de los datos?

Un sistema de Inteligencia Artificial depende de la obtención de datos para funcionar y, obviamente, mientras más datos este sistema reciba, más precisas son las informaciones que suministra.

Además de los diversos métodos informáticos para proteger los datos personales y empresariales, existen leyes que expresamente se dedican a la protección de los datos de clientes y empresas.

En Brasil, ya entró en vigor la Ley General de Protección de Datos Personales (LGPDP) – Ley nº 13.709 del 14 de agosto de 2018 cuya previsión de vigencia total es para agosto de 2020, y define el intercambio, compilación, tratamiento y protección de datos personales en diez capítulos y 65 artículos, en lo que respecta a los medios digitales, aunque no se limita solamente a ellos.

En cuanto al ámbito personal, la ley abarca principalmente los “datos personales”, que en este caso se definen como “una información relacionada a la persona natural identificada o identificable”, o sea, son informaciones aisladas o en conjunto que conducen a identificar un individuo, tal como: nombre, apellido, dirección residencial, e-mail, dirección de IP, fotografías, formularios de registro, números de documentos, etc.

¿La inteligencia artificial va a quitarme el empleo?

Es inevitable que algunas funciones se extingan o se modifiquen a lo largo de los años, lo que es normal en un escenario empresarial evolutivo. Basta recordar que ya no contamos con el personal que encendía los postes de iluminación pública o los telegrafistas, debido a la modernización y evolución de los métodos.

Pero, la inteligencia artificial se inclina más hacia la evolución pura y simple de cargos que en pro de su desaparecimiento, pues sabiendo utilizarla, el profesional realiza más fácilmente su trabajo, logra procesar más informaciones y aprovechar de manera más eficiente los datos compilados. El secreto es no acomodarse e intentar conocer las nuevas tecnologías.

Por todo eso, la inteligencia artificial es una herramienta estratégica de punta que facilita los procesos de logística del sistema de gestión, trazando senderos mucho más eficaces, lo que representa una importante reducción del excesivo esfuerzo en el trabajo y un consecuente reequilibrio entre la vida personal y profesional de los empleados, mejorando su calidad de vida.


Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *